Tutankhamón

February 11, 2017

El niño que descubrió la tumba de los misterios

 

El inglés Howard Carter se llevó todos los honores sobre el descubrimiento de la tumba en el valle de los Reyes en Egipto, pero quien verdaderamente descubrió la tumba del faraón fue un niño a lomos de un burro en 1922. Se llamaba Husein, y llevaba agua a los obreros de la excavación cuando encontró un escalón en la arena...

 

El hallazgo de la sepultura de Tutankamón, bautizado como el "faraón niño" por su ascenso al trono a los 12 años y su prematura muerte a los 20 no fue obra del egiptólogo Lord Carnarvon.

 

Con apenas 10 años, el yayo Husein Abdel Rasul se convirtió en el artífice de un hallazgo que revolucionó la Egiptología y reactivó la fascinación que desde los viajeros griegos suscita la tierra de los faraones.  Cada mañana el pequeño Husein enfilaba a lomos de un burro el camino para que arqueólogos extranjeros y obreros locales se refrescaran el gaznate tras horas de suplicio bajo un sol de justicia. A menudo el mozo tenía que realizar dos trayectos el mismo día con tal de aplacar la sed de toda la cuadrilla. El agua llegaba hasta el yacimiento en dos grandes tinajas atadas al esqueleto del borrico. Antes de liberar de su carga al jumento, escarbó con sus manos en la arena para acomodar las vasijas de barro. Fue en aquel preciso instante cuando el primer escalón asomó en mitad de la geografía del Valle de los Reyes, en la orilla occidental del actual Luxor.

 

El inicio de la maldición...

Con la leyenda de Tutankamón también nació el mito de la maldición que hostigó a todos los arqueólogos, ya que después del descubrimiento la mayoría de ellos fallecieron, que alimentado por la prensa de la época para contrarrestar la exclusiva del hallazgo que había sido concedida al Times de Londres.

 

Lord Carnavon murió en El Cairo cinco meses después del descubrimiento por una picadura de un mosquito complicada con una neumonía. "Mi abuelo era un poco supersticioso y no solía contarnos la historia del hallazgo", dijo a EL MUNDO hace tres años George Carnarvon, bisnieto del mecenas que sufragó la excavación. Otros trabajadores y familiares de Carnarvon también sufrieron extrañas y repentinas muertes. Sin embargo, el fallecimiento de Carter ha sido citado a menudo para refutar esa supuesta persecución. Murió a los 64 años en Londres por la enfermedad de Hodgkin. En 1970, los rotativos egipcios desempolvaron la maldición después de que el entonces jefe del Servicio de Antigüedades, Mohamed Mahdi, muriera atropellado tras firmar el contrato para la primera exhibición internacional del ajuar de Tutankamón. Husein, que desapareció del paisanaje de Luxor a los 84 años, negó que existiera una cacería contra quienes profanaron la tumba. Preguntado en 1992, se limitó a exclamar: "Yo aún estoy aquí".

 

Interesante... ¿no?

Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

December 12, 2018

November 2, 2018

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags