Informate antes de votar

June 6, 2018

 

El próximo primero de Julio se llevarán a cabo las elecciones presidenciales y por tal motivo aquí te dejamos algunos datos duros de cómo se viven las elecciones en nuestro país:

 

En la pasada elección presidencial en 2012:

 - 79.4 millones de mexicanos tuvieron la oportunidad de elegir al Presidente de la República. 

- Sin embargo, sólo 50 millones 323 mil 153 ciudadanos salieron a votar

- O sea, 63.33% del padrón total de electores votaron y aun así, significó un triunfo en comparación con el 59% de los mexicanos que votaron en 2006.

 

Es importante saber que votar es un derecho y una obligación constitucional y aunque no tiene consecuencias jurídicas dejar de hacerlo, renunciar a este derecho, y dejarles a otros la decisión, son enormes.

 

Además, existen diferentes formas de ejercer este derecho:

 

1. El voto duro. El llamado voto duro se divide en tres: hay quienes militan activamente en un partido, y por lo tanto, su voto está decidido por su afiliación; hay quienes, sin militar, trabajan en un gobierno que surgió de una alternativa política, y se ven inclinados a mantener su encargo, eligiendo la misma opción; y finalmente están aquellos electores que tienen un voto condicionado, debido a presiones políticas, programas sociales, dádivas o compra de voto.

 

2. El voto de estómago. Se trata del voto que surge de la emoción. Suele ser un voto poco informado y poco reflexivo. En esta elección se perciben tres emociones en juego: el odio a un partido por su deslealtad a la sociedad, evidenciada por un caso de corrupción tras otro; el miedo a un candidato que amenaza una y otra vez con pasar por encima de las instituciones de estado y las privadas; y la decepción que generó un partido que parecía una alternativa, pero provocó frustración en una parte importante de la población, por su incapacidad para resolver problemas esenciales. Estas tres emociones guiarán el voto de una parte importante de la población, que renuncia a la reflexión y al ejercicio pleno de su derecho a elegir.

 

3. El voto reflexivo. Se trata del votante que toma en serio la relevancia y trascendencia de su derecho, y decide de forma inteligente y estratégica. Es aquel que analiza las opciones, las posiciones, las posibilidades, las historias, las necesidades, y con base en todo eso, marca la boleta de forma estratégica.

 

Recuerda que el mejor voto es el reflexivo, te invitamos a participar en estas próximas elecciones con un voto bien informado y meditado. Recuerda que es falso el argumento “todos son iguales, no hay alternativas”. Un voto reflexivo hace la diferencia.

Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

December 12, 2018

November 2, 2018

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags